Accesos directos:

Buscador global del AMB

Memòria anual 2020

Portada de la Memòria de l'Agència de Transparència 2020

Casi siete años después de su creación, la Agencia de Transparencia se configura como una herramienta de refuerzo de las políticas de integridad metropolitanas, al servicio del Área Metropolitana, de sus entidades vinculadas, de las entidades prestadoras de servicios y, especialmente, de la ciudadanía con el objeto de implantar una administración sustentada en la transparencia, la participación, la información, la rendición de cuentas y el buen gobierno, fomentando la reflexión crítica sobre las políticas públicas y generando cambios en los procesos de planificación e intervención.

La Agencia de Transparencia, desde sus inicios, ha sido consciente de la importancia de un organismo interno de garantía tal como fue concebido, por lo que ha mantenido el criterio de la máxima independencia funcional, con criterios técnicos y jurídicos, acompañada por el Consejo Asesor de transparencia metropolitana, y a disposición plena de todos los grupos metropolitanos. En este segundo mandato, iniciado en el mes de julio de 2019, hemos procurado adaptarnos a los cambios de organigrama, poniendo de manifiesto la necesidad de que todos los servicios de garantía de integridad y transparencia deben tener una necesaria consideración orgánica y funcional, para que su labor sea efectiva para la mejora organizativa en las exigencias de la Ley 19/2014. Para ello son necesarios recursos suficientes, autonomía técnica y apoyo de los órganos directivos y de gobierno.

El mandato 2015-2019 constituyó el período inicial de creación, de asignación de recursos y definición de las funciones y principios en los que la Agencia de Transparencia debería basar sus actuaciones. Además, éste fue el momento en el que se diseñaron e implantaron la mayor parte de los programas que debían garantizar el cumplimiento de las obligaciones establecidas en la Ley 19/2014, de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno, del Área Metropolitana de Barcelona. De este modo, durante aquel primer período, se diseñaron e iniciaron un amplio conjunto de actuaciones en torno a cinco ejes estratégicos y sobre los que encontrareis mucha más información en la memoria del mandato 2015-2019: derecho de acceso, publicidad activa, formación continuada, sensibilización y fomento en la investigación e integridad pública y buen gobierno. Estas actuaciones se basaban en el trabajo en red y en la colaboración y cooperación con las demás administraciones públicas, los órganos de supervisión y garantía así como con las instituciones especializadas en materia de transparencia, integridad y buen gobierno.

En 2019 y con el inicio del nuevo mandato, se inició una nueva etapa de consolidación de las funciones y programas de la Agencia de Transparencia que han adquirido, a día de hoy, una importante trascendencia, a la vista de las altas exigencias de regulación de los fondos Next Generation y de la aplicación de la normativa de contratación pública.

Así, la creación de la Sección de Código ético y registro de grupos de interés, a finales del año 2018, ha permitido impulsar la aplicación del Código ético y de conducta de los directivos, con un DACI (Cuestionario de prevención de conflictos interés). Actualmente, 222 de los 262 directivos del AMB y sus entidades vinculadas, están adheridos al Código y han cumplimentado la citada DACI.

Además, la creación del Buzón ético ha sido trabajada intensamente durante el año 2020 en coordinación con TIC y la entidad Xnet , siguiendo el acuerdo del Consejo metropolitano. Este instrumento de integridad institucional debe ayudar a detectar posibles malas prácticas o conflictos de interés, y debe convertirse en un canal seguro de comunicaciones de quejas y denuncias que fortalezca la integridad metropolitana, garantizando el anonimato y la confidencialidad pertinentes. La directiva 2019/1937 de protección de alertadores , que ha entrado en vigor por efecto directo el 17 de diciembre de 2021, construye un status jurídico claro para la figura del alertador, cuya puesta en marcha deberá ser inminente.

Por otra parte, se ha puesto en marcha la aplicación que tiene como finalidad llevar a cabo el seguimiento de las relaciones con los grupos de interés (SERGI) y mediante la que se hacen públicas las agendas de los altos cargos y del personal directivo de las administraciones. A pesar de la formación desarrollada y la participación de una parte significativa de directivos en estas sesiones, constatamos que todavía falta una plena adhesión cotidiana a este programa.

Otro de los proyectos de nueva creación es el programa de seguimiento del requerimiento del cumplimiento de las obligaciones de transparencia de entidades perceptoras de subvenciones y ayudas públicas provenientes del Área Metropolitana de Barcelona (SEREC), que coordina la sección de formación, evaluación y buen gobierno. En cuanto a la sección de transparencia y derecho de acceso, destaca la campaña de sensibilización y promoción del derecho de acceso dirigida a toda la ciudadanía del territorio metropolitano para implicarla e involucrarla en las actuaciones de la institución. Esta campaña ha dado unos resultados muy óptimos en dos sentidos: por un lado, en 2020, ha habido 91 peticiones de derecho de acceso, doblando las del año anterior. Y por otra, el acceso al portal de transparencia se disparó a 21.000 usuarios a nivel global.

Desde la sección de publicidad activa y portal de transparencia, se publicó en la Revista LUX los resultados del Programa Lorenzetti con las contribuciones de los responsables de integridad de Bloomberg, la Oficina de Contratación de Montreal, la Alta Autoridad por la Transparencia de la Vida Pública de Francia, Deontología de los altos cargos del Consejo de París y la Secretaría General de la ciudad de Milán.

También la Agencia está impulsando el soporte cualitativo, técnico y de acompañamiento a todos aquellos Ayuntamientos metropolitanos en el desarrollo de los programas de transparencia, rendición de cuentas y buen gobierno.

En un momento en el que la evaluación de las políticas públicas está tomando cada vez más protagonismo, la memoria que tiene en sus manos pretende convertirse en un instrumento de rendición de cuentas que permita hacer balance, detectar las fortalezas pero también los retos que Área Metropolitana de Barcelona tendrá que alcanzar próximamente para implantar una administración más transparente y abierta a la ciudadanía.

La red de más de 50 enlaces de transparencia con que cuenta la Agencia, tanto en el AMB como en las entidades vinculadas, ha favorecido el despliegue del circuito del derecho de acceso, la participación en la formación continua y la coordinación con el seguimiento del Código ético de los altos cargos.

En definitiva, estamos en un momento de claro impulso del paradigma de la transparencia y la integridad, pero no se podrá avanzar sin una clara corresponsabilización política y gerencial. La Agencia de Transparencia, en su vocación de servicio, a menudo se ve involucrada en tramitaciones o derechos de acceso que no son fáciles de gestionar si no se parte de ese convencimiento ético común. El sector público debe asumir el liderazgo ejemplar para favorecer una colaboración público-privada, basada en la integridad.

Las recomendaciones elaboradas a lo largo del 2020, y las anteriores, al alcance de todos en el Portal de transparencia (www.transparencia.amb.cat), marcan unos hitos de transformación organizativa y procedimental imprescindibles, todavía pendientes, en muchos casos, de implementar. Se busca la voluntad de reorientar la práctica metropolitana a un impulso de respuestas más eficientes y poner la eficiencia en el servicio y a las personas en el centro. Consideramos que la solidaridad, la ética en lo público, la simplificación y transparencia de los procesos burocráticos debería poder generar un impulso en los cambios por el buen gobierno metropolitano. Seguimos, también, con la constante necesidad de coordinación con la Xarxa de Governs Transparents, y con las diversas administraciones e instituciones, tanto en Cataluña, como estatales e internacionales.

Un agradecimiento especial en esta presentación, a todo el equipo de la Agencia, que en el día a día se ha volcado en defender el servicio y su utilidad, a todos los trabajadores y trabajadoras del Área Metropolitana que nos dan apoyo constante en la coordinación y acompañamiento, y a la ciudadanía que con sus impuestos nos permite tener un trabajo a su servicio. También un reconocimiento a los miembros del Consejo Asesor de transparencia metropolitana, por su desinteresada dedicación como órgano deliberativo de expertos que orienta y valida las actuaciones de la Agencia.

Por último, un agradecimiento a los miembros del Consejo Metropolitano integrado por los representantes de los 36 Ayuntamientos, ya que gracias a su decisión y apoyo a la Agencia, puede seguir ofreciendo un servicio técnico en transparencia, promoción de la integridad, prevención del fraude y de la corrupción y de buen gobierno metropolitano, que sitúa el Área Metropolitana de Barcelona, en el abanico de las administraciones líderes en políticas de integridad.

Gemma Calvet i Barot
Directora de la Agencia de Transparència

Memòria anual de l'Agència de Transparència 2020